FACULTAD DE MEDICINAUDP

Prepre UDP

La Segunda Entrevista a Sofia Salas Sobre Aborto: “La discusión no está zanjada en el Colegio Médico”

Por: Catalina De Améstica / Fuente: La Segunda

Sofía Salas, integrante del Comité de Ética del gremio dijo que recién en marzo discutirán el tema para fijar una posición frente al proyecto del Gobierno.

A dos semanas de que el Gobierno ingrese el proyecto de Aborto Terapéutico y se inicie su discusión en la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, el Colegio Médico aún no tiene una definición oficial sobre el tema, coexistiendo posturas contradictorias al interior del gremio.

A mediados de enero, el presidente de la entidad, Enrique Paris, sostuvo que el colegio respaldaba la iniciativa en las causales de riesgo de vida de la madre y de inviabilidad fetal. Sin embargo, hoy su Departamento de Ética, instancia que define la posición del gremio en materias valóricas, negó que exista un consenso al respecto.

La académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales y miembro del Comité de Ética del Colegio Médico, Sofía Salas Ibarra, afirmó en entrevista a La Segunda que “la discusión no esta zanjada. Existen distintas visiones al interior del Colegio Médico respecto de las tres causales de aborto (riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación), especialmente en relación aborto por violación”.

Salas es médico cirujano de la Pontificia Universidad Católica de Chile, institución donde realizó gran parte de su carrera profesional, desempeñando los cargos de directora del Centro de Investigaciones Médicas de la Facultad de Medicina (marzo 1997 – marzo 2003), presidenta del Comité de Ética e Investigación Científica de la Escuela de Medicina (2009 -febrero 2010) y profesora asociada del Departamento de Ginecología y Obstetricia (1991 – marzo 2010). También fue miembro del Comité de Ética de la Sociedad Chilena de Nefrología y directora de la Escuela de Medicina Universidad Diego Portales (2010 enero – 2013).

“Este proyecto plantea un verdadero dilema moral porque el feto es algo más que un conjunto organizado de células. Por eso es necesario discutir el proyecto, acotar indicaciones y plazos, lo que no significa que le restemos valor a la vida humana que recién comienza”.

—El presidente del Colegio Médico dijo que apoyaba el aborto por riesgo de vida de la madre e inviabilidad fetal…

A los integrantes del Departamento de Ética del Colegio Médico nos sorprendió que el doctor Paris haya dicho eso en el primer seminario sobre aborto realizado en Santiago, donde yo también participé. Nosotros no hemos alcanzado un consenso respecto al aborto por inviabilidad fetal, recién a fines de marzo vamos a discutir el tema en un seminario sobre malformaciones intrauterinas incompatibles con la vida. Respecto a la causal por violación, nosotros ni lo hemos comenzado a conversar.

—¿Cuáles son las aprensiones del gremio?

En el caso de riesgo vital de la madre, hay una diferencia semántica, pero no de acción médica. Hay especialistas que
consideran que la interrupción del embarazo por esta causal no puede ser llamada aborto, ya que la intención del acto médico no es provocar la muerte del feto, sino salvar la única vida salvable, que es la de la madre.

Pero, para otros, donde me incluyo, apoyamos la idea de despenalizar el aborto en este caso, porque la definición de aborto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no distingue respecto de intenciones. Esto no significa que cambie la conducta médica porque en la actualidad si una mujer presenta un embarazo ectópico, sería un mal acto médico quedarse esperando que la madre se complique.

—¿Y en el caso de inviabilidad fetal?

En este punto tampoco hay acuerdo. Es necesario precisar condiciones y límites a interrupciones por esta causal, partiendo por definir cuáles son las enfermedades donde existe certeza de que el embrión es incompatible con la vida extrauterina, es decir, que morirá en el parto o pocos días después. Otros plantean si es lícito o no acortar la vida extrauterina del niño que nace con dicha malformación, porque hay una visión de respeto por la discapacidad y el cuidado que merece una persona enferma.

—¿Los médicos no respaldarán esta causal?

A pesar de estas diferencias y posturas más conservadoras, desde el punto de vista médico y ético, hoy hacemos diferencias en el manejo perinatal según viabilidad del feto. Si un médico tiene la certeza de que el bebe es anencefálico, sin desarrollo de la corteza cerebral, y la mamá comienza con contracciones antes de tiempo, el medico no frenará el trabajo de parto prematuro como lo haría si el feto fuera normal.

Yo antes estaba en contra, pero ahora creo que es un caso heroico pedirle a una madre que mantenga un embarazo que es inviable. Distinta es la situación de un feto que venga con discapacidades físicas no incompatible con la vida.

—¿Cuántas patologías son inviables con la vida?

El listado es súper extenso, más de 100, pero de una ocurrencia menor a un 1%. Lo importante es que a las mujeres que presenten embarazos inviables no se les obligue a abortar, que sea una decisión voluntaria, porque habrá muchas madres que quieran poner término al embarazo, pero otras querrán acompañar a su hijo hasta el final.

—¿Está de acuerdo con los plazos que define el proyecto de aborto?

Es adecuado el plazo de 12 semanas para practicar un aborto a una mujer. Bajo ese tiempo gestacional la madre tiene un menor riesgo. El problema es para el tema de las malformaciones, porque a muchas madres se les diagnostica después de esta edad gestacional.

—¿Hay que ampliar los plazos?

La definición de aborto de la OMS es hasta las 20 semanas y sobre ese tiempo es parto prematuro. Yo tengo fuertes reparos para interrumpir un embarazo después de las 20 semanas.

Encuesta: “Tiene un sesgo”

Según los resultados preliminares de la encuesta realizada por el Colegio Médico a sus 20 mil afiliados para definir su postura frente al proyecto de aborto terapéutico, un 70% de los especialistas apoya la interrupción del embarazo sólo en los casos de riesgo de vida de la madre y cuando hay alteración estructural congénita o genética del embrión, descartando la causal por violación.

El 20% señaló estar en contra de cualquier tipo de aborto.

Sin embargo, la muestra representa las respuestas de 3 mil 500 asociados.

—¿Cómo interpreta los resultados?

En el Colegio Médico recién se está discutiendo este tema y la decisión final la tienen los legisladores, pero mi percepción es que la mayoría esta en contra de la causal por violación presentada en proyecto de ley. Sin embargo, hay que considerar que un 30% de los médicos no está colegiado por no estar de acuerdo con las posturas del gremio.

—Entonces, ¿no es una muestra representativa?

La encuesta aún está en curso, pero considero que tiene dos problemas. Primero, no representa la opinión de los médicos, sino sólo la de los colegiados. Y, en segundo lugar, el sondeo no es anónimo, exige el nombre y el número de registro médico. Puede ser que quienes estén a favor del aborto, por pudor no hayan respondido a favor y, en el caso de los más conservadores, por considerar que son minoría, no quieran responder la encuesta. Además, realizar una consulta en febrero, cuando todos están de vacaciones, y sobre un tema tan importante, no creo que sea la mejor idea. Creo que los resultados de esta encuesta hay que interpretarlos con un sesgo.

Objeción de conciencia

La objeción de conciencia de los médicos ha sido uno de los temas que ha marcado el debate público sobre el tema, luego que el rector de la UC, Ignacio Sánchez, asegurara que aunque se apruebe el proyecto de ley, en ningún centro médico de la Red Christus UC se practicarían abortos.

—¿La objeción de conciencia es individual o institucional?

Como Sofía Salas, y no como miembro del Departamento de Ética, creo que la objeción de conciencia es siempre individual y, en ese sentido, en los países en que hay una legislación amplia de aborto existe consenso de que se debe respetar al objetor, porque la libertad de conciencia y el culto son algo íntimo, que no puede ser menoscabado.

—¿Apoya a Sánchez?

Existe un grupo de médicos que considera que nadie puede restarse de ejecutar políticas de Estado y otros, como yo, que
consideramos que una institución puede defender su misión institucional y rechazar ciertos procedimientos que son legales, ya sea por respetar ciertos principios o credos religiosos.

—¿Cómo ha enfrentado el Gobierno el rechazo de la UC?

Hay formas de resolver los conflictos de manera menos confrontacional que obligar y forzar a una institución, con una
declaración de principios, a realizar un aborto. Tampoco corresponde amenazar con quitarle el apoyo Fonasa.

—¿Cuál es la solución ?

Existen salidas más conciliadoras y respetuosas. Una institución que no quiere realizar abortos, no significa que no va a atender a una paciente que llegue por esta causal. El centro médico la recibe y luego la deriva, de manera oportuna, a una clínica u hospital en convenio, para que la persona no vea vulnerados sus derechos. Esto es más prudente y de acuerdo con nuestra cultura que amenazar con cerrar una institución que no quiere realizar abortos.

Además, el hecho de que existan distintos valores y visiones de atención de salud en el país permite que haya un grupo de
personas que puedan encontrar atención médica en un lugar que vaya de acuerdo con sus creencias y valores, si no, no tendrían un referente de salud.